Me llamo Pablo A. Barredo. Mi nombre es irrelevante aunque ya lo conozcas. No soy un héroe. Tampoco un salvador. Soy una persona normal y corriente como tú. Yo sólo soy un cuidador de Alzheimer más. Y este, es mi diario.
Diario de un Cuidador
SOMOS CUIDADORES
SOMOS CUIDADORES
21/11/2014 07:45

Nosotros somos cuidadores. Nosotros somos ex cuidadores. Algunos, somos familiares de la persona afectada. Algunos, somos profesionales contratados pero que hemos desarrollado un vínculo afectivo con el enfermo: nuestro enfermo. Otros, somos voluntarios que nos entregamos a ellos por compasión. Unos cuidamos en casa. Y otros cuidamos en residencia. Somos nietos, sobrinos, hijos, esposos, hermanos, suegros y cuñados. Somos nietas, sobrinas, hijas, esposas, hermanas, nueras y cuñadas. Somos ricos y somos pobres. Somos altos y somos bajos. Somos rubios y somos morenos. Somos ateos y somos cristianos. Somos de izquierdas y somos de derechas. Somos mayores y somos jóvenes. Somos, desnudos de toda etiqueta impuesta por la sociedad, simplemente seres humanos compartiendo la experiencia de cuidar de una persona dependiente. Una experiencia tan emocionalmente intensa que se tiene que vivir en primera persona para saber lo que de verdad significa.

Nosotros somos cuidadores. Nosotros somos ex cuidadores. Somos personas que hemos permanecido en la sombra durante mucho tiempo, demasiado. Somos, individuos olvidados por los gobiernos y la sociedad, en exceso hasta ahora. Somos, para muchos, ciudadanos casi de segunda que no tenían apenas la posibilidad de alzar su voz por miedo y/o por vergüenza. Sin estigmas que nos aten a estructuras pasadas. Con nuevos vientos de cambio aproximándose. Con miedo por el tenebroso sendero que nos toca recorrer. Pero con la fuerza del amor que nos guía y nos conduce hacia delante. Avanzamos aunque no nos lo parezca. Se nos presta más atención. Y se nos ofrecen cada vez más herramientas. La cura no existe todavía, por desgracia. La vacuna, por más que se diga, sigue siendo una aparente utopía. Eso nos nubla la vista: el fin. Y tendemos a no pensar en el ahora. Y el ahora es de los cuidadores y de aquellos de los que cuidan. Se debe trabajar para un mañana pero con las vistas puestas en el hoy.

Nosotros somos cuidadores. Nosotros somos ex cuidadores. Nosotros nos sentimos desamparados. Nosotros necesitamos más recursos. Nosotros queremos que el entorno, la sociedad y los gobiernos nos tengan en consideración (estemos cuidando o ya no lo hagamos). Nosotros pedimos cambios. Nosotros reclamamos un ‘Día del Cuidador’ oficial y un Plan Nacional de Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas, desarrollado e implantado en cada país del mundo. Cuánto más unidos estemos los cuidadores, más podremos hacer para generar ese cambio: con recursos y ayudas económicas y/o humanas, y con una mejora de vida integral para nosotros por el bien de aquellos de los que cuidamos. Ellos serán nosotros algún día o conocerán a alguien que sea uno de los nuestros.

Algunos sentimos rabia, angustia y desolación. Algunos sentimos culpa y vergüenza. Algunos nos sentimos olvidados, ninguneados o invisibles. Otros sentimos todo lo anterior y más. Somos cuidadores. Somos ex cuidadores. Somos seres humanos con anhelos y necesidades. Pedimos derechos, reconocimiento y respeto. ¿Estamos pidiendo mucho acaso?

Facebook Twitter
Pablo A. Barredo

Historias como la mía no son únicas, pues se han dado, se dan y se darán miles de veces a lo largo de la historia de la humanidad. De ahí que mi nombre sea irrelevante, aunque ya lo conozcas. No soy un héroe. Tampoco un salvador. Soy una persona normal y corriente, como tú. Una persona con virtudes y defectos. Un hombre que, a los treinta y tres años, y tras el fallecimiento de su padre, el 14 de abril de 2008, tuvo que poner su vida personal en pausa, para dedicarse a tiempo completo al cuidado de una madre a la que diagnosticaron Alzheimer al poco de haber enviudado. Un hombre que, tras cinco años de cuidado, llegó al final de su camino tras perder la batalla contra la enfermedad. Yo sólo he sido un cuidador de Alzheimer más. Ahora, soy cuidador de cuidadores. Y este, es mi diario.

Sígueme en
PARTNERS